Es muy generalizado que exista humedad en las habitaciones de nuestro hogar, una de las primeras razones es el material utilizado para la construcción de la vivienda, otro es la falta de ventilación constante y también un continuo contacto con el agua.

Así es común notar manchas negras en las paredes y rincones y, de hecho, algunas veces vemos que la pintura sufre un notable deterioro.

Esto hace que las bacterias, hongos y ácaros crezcan a merced, los cuales pueden influir en la aparición de alergias en la piel y dificultades respiratorias.

No obstante existen soluciones para acabar con este mal, hay líquidos especiales o elementos que se pueden adquirir en las tiendas especializadas, pero no son tan efectivos o la solución no dura mucho. Por ello nos referiremos a algunas alternativas de origen natural que, por sus propiedades, ayudan a neutralizar los efectos de este problema.

5 formas naturales y efectivas de eliminar la humedad

1. Bicarbonato de sodio

Conocido por sus propiedades blanqueadoras, desodorantes y antibacterianas, el bicarbonato de sodio es uno de los mejores productos contra la humedad retenida en el hogar.

Sus compuestos absorbentes ayudan a eliminar el moho y, de paso, neutralizan los malos olores y las manchas en las paredes.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de bicarbonato de sodio (30 g)
  • 2 cucharadas de agua oxigenada (20 ml)

Preparación

  • Vierte el bicarbonato de sodio en un recipiente y, enseguida, mézclalo con el agua oxigenada.

Modo de uso

  • Aplica la pasta sobre las manchas de humedad y frótalas con un cepillo para removerlas.
  • Úsalo por lo menos 2 o 3 veces a la semana.

2. Sal marina

Por su capacidad absorbente, la sal marina es idónea para acabar con la humedad que suele afectar los espacios cerrados.

Sus compuestos desinfectan, combaten los malos olores y reducen la formación de manchas de moho.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de sal marina (30 g)
  • 5 gotas de aceite esencial de lavanda

Preparación

Incorpora la sal marina en pequeñas bolsas o platos, y agrégale el aceite esencial de lavanda.

Modo de uso

  • Pon las bolsitas con sal en espacios cerrados como, por ejemplo, los armarios.
  • Déjalas en su interior durante 2 o 3 semanas y cámbialas.

3. Borax

El bórax es un producto de limpieza que ha ganado fama en los últimos años. Es menos agresivo que la lejía y, gracias a sus propiedades antifúngicas, sirve para remover el moho que se acumula en las paredes y azulejos del hogar.

Ingredientes

  • 1 cucharada de bórax (10 g)
  • 5 tazas de agua (1250 ml)

Preparación

  • Ponte unos guantes antes de manipular el bórax y, posteriormente, dilúyelo en las tazas de agua.

Modo de aplicación

  • Rocía el producto sobre las áreas que deseas limpiar, déjalo actuar 30 o 40 minutos y retira los excesos con un paño absorbente.
  • Repite su uso, por lo menos, una vez a la semana.

4. Vinagre blanco

El vinagre blanco es un producto multiusos, ecológico y antibacteriano, que podemos utilizar para muchas tareas de nuestro hogar.

Sus ácidos naturales ayudan a detener el crecimiento del moho en las paredes y, además, neutraliza el mal olor a humedad.

Se puede emplear sobre bañeras, azulejos, inodoros y muchos otros espacios húmedos.

Ingredientes

  • ½ taza de vinagre blanco (125 ml)
  • ¼ de taza de agua (62 ml)

Preparación

  • Diluye el vinagre blanco en el agua y almacena la solución en una botella con spray.

Modo de uso

  • Agita el producto antes de usar y rocíalo sobre las manchas de humedad que encuentres en tu hogar.
  • Déjalo ventilar para que se seque, o bien, remueve los excesos con un paño.
  • Si las manchas son difíciles, aplica el vinagre sin diluir.
  • Úsalo como parte de tu limpieza general, mínimo 3 veces a la semana.

5. Aceite esencial de árbol de té

El aceite esencial de árbol de té se ha convertido en una solución natural de limpieza, no solo porque elimina las bacterias, sino porque frena el crecimiento del moho y ayuda a proteger las superficies.

Es ideal para limpiar áreas húmedas del hogar como el baño, aunque también se puede usar en armarios, ventanas y puertas.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite esencial de árbol de té (30 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Diluye el aceite esencial de árbol de té en una taza de agua.
  • Incorpora el producto en un spray para facilitar su aplicación.

Modo de uso

  • Rocía la solución sobre los azulejos, la tina y demás espacios húmedos.
  • Déjalo actuar un par de minutos y retira los excesos con una esponja o paño.
  • Repite su uso 2 o 3 veces a la semana.

Ahora ya sabes, si ves que el moho está creciendo en tu hogar, prepara alguna de las soluciones mencionadas y elimínalo antes de que te cause más problemas.

Facebook Comments