La compañía aérea de bajo costo EasyJet, anunció su alianza con Wright Electric, con el objetivo de trabajar en el desarrollo de una aeronave completamente eléctrica, es decir una nave que funcione a batería con una autonomía al menos de dos horas.

EasyJet quiere aportar su granito al proceso de descarbonización. La aerolínea británica de bajo coste ha anunciado su alianza con Wright Electric para desarrollar, construir y operar un avión que sea completamente eléctrico. El avión, que pretenden presentar en una década, será además completamente silecioso.

“La colaboración con la empresa estadounidense persigue el objetivo de operar vuelos de corto radio con aviones completamente eléctricos”, ha señalado la británica. Wright Electric se ha propuesto “construir un avión de transporte comercial capaz de transportar pasajeros en la red de easyJet en Reino Unido y el resto de Europa en una década”, agrega la aerolínea.

La startup Wright Electric nació el año pasado. La lideran un equipo de ingenieros y químicos que se pusieron como meta desarrollar un avión capaz de volar 540 kilómetros, con una autonomía de 2 horas, alimentados por baterías. Con ese rango, “se cubriría el 20% de los pasajeros que easyJet transporta actualmente”, señala la aerolínea.

La compañía de bajo coste opera una amplia red de rutas en todo el continente europeo y algunos destinos en Marruecos. Muchas de ellas tienen un promedio de vuelo inferior a dos horas y opera además conexiones con elevado tráfico como Londres, París o Amsterdam. Según la última presentación a inversores, la aerolínea tiene 28 bases en Europa, vuela a 138 aeropuertos en 31 países operando 874 rutas. Actualmente, tiene un 9% de cuota en el mercado europeo. En los últimos diez años, el número de pasajeros se ha más que duplicado, desde 37 millones en 2007 a los 78 millones hasta septiembre de este año.

El nuevo Airbus A320 neo promete un significativo avance en beneficios operativos e impacto medioambiental: más de un 15% de ahorro en combustible y en emisiones de CO2, la reducción de la huella acústica en un 50% en el despegue y aterrizaje, lo que beneficiará directamente a los vecinos de las poblaciones cercanas a aeropuertos.

“Por primera vez, podemos contemplar un futuro sin combustible para aviones y estamos emocionados de ser parte de ella. Ahora es más una cuestión de cuándo, no de si un avión eléctrico podrá cubrir un vuelo de corto radio”, dijo la CEO de easyJet, Carolyn McCall.

La aerolínea británica subraya que desde el año 2000, ha reducido en más de un 31% sus emisiones por pasajero y kilómetro volado. “Tenemos un objetivo de emisiones de 72 gramos para 2022, lo que representa una reducción de un 10% desde las cifras actuales y una mejora de un 38% desde principios de siglo”, señala la compañía.

Con información de El Español

Facebook Comments