Este 31 de enero de 2018 ocurre un evento singular que no se repetía desde hace 150 años, podemos observar en el firmamento una superluna, una luna azul, una luna de sangre y un eclipse lunar. Las fases del satélite natural de la Tierra se conjugan para tener en una misma oportunidad diversos eventos que la NASA ya ha catalogado como excepcionales.

La luna llena del 31 de enero es especial por tres razones: es la tercera de una serie de “supermodelos”, cuando la Luna está más cerca de la Tierra en su órbita, conocida como perigeo, y aproximadamente un 14 por ciento más brillante que de costumbre. También es la segunda luna llena del mes, comúnmente conocida como “luna azul”. La súper luna azul pasará a través de la sombra de la Tierra para dar a los espectadores en el lugar correcto un eclipse lunar total. Mientras que la Luna con la sombra de la Tierra, tomará un tono rojizo, conocido como “luna de sangre”.

Lee también: 20 sorprendentes curiosidades sobre la luna

Deleitémonos con estas súper imágenes de la super luna este 31 de enero en diferentes puntos del mundo:








Observemos en directo la transmisión en vivo de “súper luna de sangre azul” y eclipse lunar:

Superluna

La órbita de la Luna es elíptica, y un lado (apogeo) está unos 50.000 km. más alejado de la Tierra que el otro más cercano (perigeo). Por lo tanto, a lo largo de los 28 días de ciclo lunar, el satélite se encuentra a veces más cerca de nosotros que otras. La superluna ocurre cuando el momento de máximo acercamiento es, además, el momento en el que hay luna llena. A simple vista podemos apreciarla entre un 10% y un 15% más grande de lo habitual.

Luna azul

Se considera que una luna llena es una “luna azul” cuando se producen dos lunas llenas en un mismo mes. Como este mes de enero ya tuvimos una luna llena a principio de mes (otra superluna entre el 1 y el 2 de enero) esta segunda luna llena ha sido, además, una “luna azul”.

Eclipse lunar

Además este 31 de enero se produce un tercer fenómeno, menos común que la superluna y la luna azul: a Tierra, el Sol y la Luna se alinean, dando lugar a un eclipse lunar total. La Luna llena coincide con el momento en que la Luna entra en la sombra de la Tierra produciéndose así un eclipse.

El eclipse, sin embargo, no será visible en todo el planeta. En América del Sur, África y Europa Occidental no se podrá ver, mientras que en América del Norte será visible antes del amanecer del 31 de enero. En Asia, Australia, Nueva Zelanda y este de Rusia podrá verse el eclipse lunar total.

Luna de sangre

El último fenómeno astronómico que coincide este 31 de enero es la luna de sangre. Durante el transcurso del eclipse, la atmósfera de la Tierra filtrará la luz azul y verde de los rayos solares, pero dejará en cambio pasar la roja. Por eso la luna se teñirá con el reflejo del brillo rojizo que le llegará procedente de nuestra atmósfera. Por tanto, esta luna de sangre solo será visible en las partes del planeta donde se pueda ver el eclipse.

Con información de Nasa / El País

Facebook Comments